Economía y Empresas
No pega una

Las constructoras tensionan con Perotti por inflación y deudas

Omar Perotti, gobernador de Santa Fe, ya no sabe como excusarse.

La buena sintonía de Omar Perotti con las constructoras de obra pública de la provincia de Santa Fe tiene un impasse complejo. Después de lograr meterse en el bolsillo al sector constructor con algunos movimientos estratégicos y, sobre todo, dinero fresco para pagar deudas y activar trabajos, el gobernador transita la última parte de su mandato con un inminente conflicto por el combo de la situación inflacionaria más retraso en los pagos que, de no corregirse, podría derivar en el freno de la ejecución de obra pública.

La situación pasó de blanco a negro en apenas un puñado de meses con la crisis de los precios como aceleradora de la situación. Los retrasos de pagos de los certificados desde aproximadamente principio de año tienen mayor impacto por la incertidumbre del dólar, al hacer resbaladiza la referencia de precios de los insumos que de por sí tiene tendencia a subir.

Ese contexto hizo estallar un grupo de Whatsapp de titulares de constructoras rosarinas, algunos con llegada directa a la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco) delegación Rosario, donde se pidieron activar medidas con el gobierno provincial.

“El cálculo económico se rompió. Sumado a que vienen atrasos de pagos de certificados, la situación es muy complicada y si no se corrige puede ser aún peor”, explicó uno de los integrantes.

Hasta el momento contabilizan certificados adeudados de diciembre, también de enero y febrero. Vale aclarar que el gobierno provincial comenzó a pagar el año pasado a 30 días luego de que el círculo rojo constructor santafesino le pidiera soluciones ante los efectos de la inflación que recién empezaba a arrimarse al 6 por ciento mensual. Pero lo cierto es que la ley habilita al gobierno a pagar a 60 y 90 días, algo que empuñan en el gobierno como escudo ante los reclamos.

Aquel miedo a que se les acumule un colchón de aumentos de insumos por los retrasos y una inflación inmanejable empezó a hacerse realidad. “Es bravo porque además de la inflación y de no cobrar, no tenemos ningún financiamiento que cierre. Y no son 100 mil pesos los que necesitamos. Un descuento para un certificado está en el orden del 85 por ciento. Inviable”, sostuvo un constructor rosarino.

Además, ya empezaron a tener contactos con los dirigentes de Uocra para que estén al tanto de la situación ante un eventual retraso o parate de obras.

Las delegaciones Rosario y Santa Fe de Camarco enviaron una carta al Ministerio provincial de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat, encabezado por Silvina Frana, en la que le solicitan de manera urgente la readecuación de los precios de todos los contratos de obra pública para restituir la ecuación económica de las empresas. Los contactos son fluidos pero la formalidad de una carta le da otro tenor al reclamo.

En un extenso texto desmenuzan la ecuación de los contratos que se volvió “totalmente desvirtuada e representativa de la realidad”. Allí explican que, en el actual esquema de redeterminación de precios, ésta se activa al mes posterior, cuando los precios de los insumos ya volvieron a elevarse y son las propias contratistas las que absorben esa diferencia.

Además de la carta, se esperaba que la ministra durante esta semana reciba a la dirigencia de ambas delegaciones de la cámara empresaria para también pasar en limpio el pedido por el retraso de los certificados. Según explican, una cosa va de la mano de la otra: si se corrigen los aspectos de las redeterminaciones es necesario que no se atrasen los pagos.

Como toda cuestión financiera en la provincia, la llave para abrir o pisar la situación la tiene el ministro de Economía, Walter Agosto. La decisión de avanzar con una solución no es menor: si no se arregla advierten que la obra pública se puede parar justo en un año electoral.

Lectores: 272

Envianos tu comentario