Política
Busca reorganizar y fortalecer la operatividad

El gobierno provincial trasladó narcos y sicarios a pabellones de máxima seguridad

Se realizó un operativo en las cárceles santafesinas para trasladar narcos y sicarios a pabellones de máxima seguridad.

En un esfuerzo por combatir la creciente ola delictiva el gobernador Maximiliano Pullaro anunció esta semana la implementación de medidas significativas en la Unidad Penitenciaria 11 de Piñero. La iniciativa, realizada en colaboración con el Ministerio de Justicia y Seguridad, busca reorganizar y fortalecer la operatividad tanto de la policía como del servicio penitenciario, con el claro propósito de librar una "batalla sin cuartel al delito y recuperar la seguridad en las calles".

En el marco de estas reformas en seguridad pública y control penitenciario, Pullaro informó sobre la "restitución de los pabellones de alto perfil para jefes narcos y sicarios". La medida apunta a contrarrestar la comisión de delitos desde las prisiones, una problemática en constante aumento en la ciudad de Rosario. La acción se replicó en la cárcel de Coronda, donde se confiscaron elementos y se aisló a delincuentes de alta peligrosidad.

Según fuentes oficiales, 13 internos de gran peligrosidad, entre ellos Ariel Máximo Cantero, Juan Carlos Olguín y Valentino Barjacoba, fueron trasladados a pabellones de alto perfil. Esta decisión elevó la cantidad de detenidos en pabellones de máxima seguridad de 25 a 38.

En colaboración con el ministro de Justicia y Seguridad, Pablo Cococcioni, se implementaron diversas medidas destinadas a reorganizar y optimizar el funcionamiento de las fuerzas de seguridad y el sistema penitenciario en la provincia. Pullaro afirmó: "Daremos una batalla sin cuartel al delito, al crimen organizado y a aquellos personajes que se creen intocables".

Además del traslado de internos, Cococcioni ordenó el vaciamiento de varias comisarías en Rosario, liberando a 86 presos que fueron llevados a dependencias del Servicio Penitenciario. Esta acción permite que el personal policial se enfoque exclusivamente en patrullajes de prevención, mejorando la presencia en las calles.

El ministro detalló otras medidas en curso, como operativos de cacheo y control en la vía pública, restricciones en el ingreso de elementos al servicio penitenciario, y limitaciones en horarios de visitas y comunicaciones para los reclusos. Cococcioni enfatizó: "Adoptaremos todas las medidas necesarias para recobrar la paz pública en Rosario y en toda la provincia de Santa Fe".

Con el bloqueo administrativo de la Policía provincial, se busca aumentar la presencia policial en las calles. Pullaro expresó en Radio Mitre su confianza en que tanto las fuerzas federales como las provinciales se ocupen del narcotráfico y microtráfico.

El gobernador también destacó la necesidad de discutir con el Poder Judicial la ejecución de penas para que el Servicio Penitenciario no tenga que encargarse de requisar el ingreso de alimentos. En este contexto, se subraya la importancia de reconstruir la institución policial a corto, mediano y largo plazo para garantizar la paz en la provincia de Santa Fe.

Lectores: 123

Envianos tu comentario