Economía y Empresas
Panorama alentador

"Aún con esta situación económica" la provincia "no tendrá problemas fiscales" dijo el ministro Agosto

El ministro de Economía de la provincia de Santa Fe, Walter Agosto, dijo que aún con esta situación económica que atraviesa el país, no habrá mayores problemas fiscales.

La inflación es hoy el principal problema de la economía y ya golpea a las puertas de un crecimiento que “empieza a acotarse”. Y aunque en Santa Fe la actividad se mantiene en una situación “relativamente buena”, un escenario de amesetamiento en el segundo semestre podría meter presión a las cuentas públicas. Así lo ve el ministro de Economía de la provincia, Walter Agosto, un funcionario que se autodefine como “previsor” para enfrentar las críticas sobre su propensión al ahorro fiscal y que defiende una política económica que le asegure reservas para “aguantar las malas”.

Pese a estas prevenciones, aclara: “Aun cuando la economía se mantenga como hasta ahora la provincia no va a tener dificultades desde el punto de vista fiscal”.

Después de un buen tiempo, el hombre fuerte de las finanzas provinciales recibió a un grupo de periodistas rosarinos que fueron a la Casa Gris a participar de la conferencia de prensa en la que se anunciaron los detalles del acuerdo con la Nación para instrumentar el pago de la deuda histórica por coparticipación. Es decir, el pasivo generado a partir del juicio que Santa Fe ganó contra las detracciones indebidas para financiar la Anses, que suma algo más de 151.000 millones de pesos y será pagado con bonos y Letras ajustados por inflación.

Agosto puso en valor la firma de ese convenio de pago porque se logró en el marco de “un contexto dificultoso”, condicionado por el camino de reducción gradual del déficit que exige el acuerdo con el FMI a la Nación y “por los problemas que arrastra la economía luego de la pandemia”.

“Afortunadamente ahora estamos saliendo pero lo que dejó la pandemia fue desastroso, nos oprimió”, enfatizó el ministro, para quien el efecto del Covid amerita una nueva mirada sobre las cuentas públicas. “Los presupuestos que se elaboraron desde esa crisis son difícilmente comparables a los de antes, cuando el gasto público se definía entre gasto corriente (básicamente salarios y jubilaciones) y obra pública”, aclaró. Ahora, explicó, se sumó un nuevo actor: las transferencias destinadas a familias, personas, instituciones, fundamentalmente vinculadas a atender la crisis.

“En el presupuesto ahora se juegan estos tres temas, que en Santa Fe se expresan en cuestiones como Billetera Santa Fe, el Boleto Educativo Gratuito, la asistencia a los sectores afectados y los impuestos que se dejaron de cobrar”, explicó. Y consideró que todas las comparaciones que involucren a los presupuestos de 2020, 2021 e incluso 2022 “deben llevar una nota al pie diciendo que hubo una pandemia”.

Su gestión se inició en este marco y lleva su impronta. Y lo convenció más respecto de su política de “previsión” para “aguantar las malas”, algo que “en la Argentina sólo se puede hacer no más de tres meses si no hay resto”. Por eso defiende su política económica. “Trabajamos con muchas proyecciones y previsiones para armar un esquema de financiamiento en el que todos los pagos del Estado tengan un plazo razonable”, dijo.

Ajuste en la Nación y transferencias a provincias: “Histórica y estructuralmente para las provincias grandes las transferencias discrecionales son marginales. Lo más importante es la coparticipación automática. Durante la pandemia hemos recibido muchísimas transferencias de la Nación, inclusive ATN, que fueron todos afectados a la salud. Por eso cuando se habla de fondos hay que ponerlo en el marco de un conjunto de otras acciones que el gobierno nacional financia. Me refiero a la ejecución de obras hídricas, a la posibilidad de que la provincia pueda obtener financiamiento adicional con avales de la Nación, a un conjunto de obras de viviendas. Puede ocurrir que si hay necesidades fiscales en la Nación las transferencias se puedan reducir, pero cuando uno lo mira en el conjunto de los recursos, Santa Fe ha recibido muchos recursos de la Nación”.

Deuda histórica

Agosto también desvinculó el acuerdo de la deuda con la Nación con la firma del convenio con la Afip por el cual Santa Fe aceptará una detracción del 1,9 por ciento de la recaudación nacional, un tema que demandará una erogación anual de entre 7.000 y 8.000 millones de pesos, según reconoció, pero que le permitirá a la provincia "mejorar el sistema recaudatorio" y “recuperar holgadamente”.

Lectores: 62

Envianos tu comentario