Información General
Alma viajera

Santa Fe y el país pierden una pluma valiosa tras la partida de Jorge Taverna Irigoyen

La partida de Jorge Taverna Irigoyen a los 85 años deja un vacío muy difícil de llenar no solo en Santa fe, sino también en el país.
Se destacó como ensayista, curador, crítico e historiador de esa difícil disciplina que es el arte.

Daniel Gabriel Otero (*), especial para NOVA

La partida de Jorge Taverna Irigoyen a los 85 años deja un vacío muy difícil de llenar no solo en Santa fe, sino también en el país. Un hombre que para describir con pluma su semblanza, harían falta ríos de tinta. Se destacó como ensayista, curador, crítico e historiador de esa difícil disciplina que es el arte. La historia lo recuerda cuando fue electo presidente de la Academia nacional de Bellas Artes. Cabe decir que el Diario ”El Litoral” lo tuvo como columnista entre 1964 y 1960. Pero también era médico.

Un alma viajera

Su inquietud por las distintas culturas, lo llevó a visitar Inglaterra, Francia, España, Italia, Austria, Alemania, República Checa, Grecia, Holanda, Bélgica, México, Chile y Brasil. Tenía la honra de “Santafesino Ilustre” por el Consejo Municipal de la Ciudad de Santa Fe en 2013, mientras que entre sus premios se encuentran “Personalidad de la cultura Argentina del Café Tortoni”, así como múltiples reconocimientos de sus 50 años con la cultura.

Una pluma prodigiosa

Jorge Taverna Irigoyen, incursionó en planteos filosóficos, estéticos, sociales, antropológicos. Dedicó múltiples trabajos a cuestiones intrínsecas a los artistas, indagando tanto en la obra de ellos como así también en las motivaciones profundas de cada uno de ellos.

Un libro por concluir

Antes de la pandemia, Jorge Taverna Irigoyen, contaba entre sus allegados que estaba escribiendo un libro sobre Ides Kihlen, pintora argentina de 100 años residente en Buenos Aires. Hija de padre sueco y madre suiza que desde niña se sintió atraída por la música y la pintura. Para esto, viajaba periódicamente a Buenos Aires.

Su relación con los museos

Infaltable en todas las muestras que podía concurrir, en la pequeña Aldea de Santa fe, con visos de comarca, se lo veía siempre visitando las muestras de los artistas tanto santafesinos como otros que llegaban de otras latitudes. Conocedor profundo de la cultura regional, sabía perfectamente los vínculos que existían entre los artistas coetáneos. Sus similitudes, diferencias, pero también sus discrepancias, especialmente en la década de los años 50 – 60.  Fuente obligada de consulta, los que investigamos y buscamos en las raíces de la historia, acudíamos a él para evacuar cualquier duda o consulta. 

Su paso por la sala Candace 

En el ciclo de conferencias 2012, estuvo en la sala Candace disertando sobre “Las encrucijadas del Arte”, invitado por su director, Daniel Otero. Junto a Geraldhyne Fernández, atraparon a un reducido público que llegó hasta ahí.

Su paso por La Casona

Incansable dador de hálito a los artistas y a los creadores, administradores de salas, visitó el espacio “La casona”, lugar que habitó múltiples experiencias performativas, orientadas a los jóvenes en primera instancia. Visitó la obra de Mónica Rodríguez, artista de neto corte expresionista. En la oportunidad, pudo intercambiar palabras con Gladys Ortiz, joven artista entrerriana que llegó desde la otra orilla invitada por Daniel Otero, para conocerlo. Le dio una cátedra magistral sobre planos y enfoques.

Íntimo amigo de Ricardo Supisiche, César López ClaroCésar Fernández Navarro, pintores los cuales encuadrados en distintos movimientos que van desde el período litoral hasta el aformalismo o vanguardias europeas, pudo transcribir en métricas precisas de tinte narrativo la profundidad abismal de sus obras, dejando tras de sí una estela de conocimientos que ojalá pueda ser aprovechada por las generaciones sucesivas.

(*) Profesor

Lectores: 217

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: