Información General
Luchando

Romang: sobreviviendo al cáncer

Los nódulos en mi cuerpo se redujeron a menos de la mitad, pese a que mi obra social me dijo “que ya no había esperanzas para mí”.

Por Jorge Espíndola especial para NOVA

Lo que cuenta no es la fuerza del cuerpo, sino la fuerza del espíritu” (J.R.R. Tolkien)

En noviembre de 2020, gracias a un gran trabajo de la abogada Doctora. Graciela Vizcay Gómez, logramos que mi obra social IAPOS apruebe mi tratamiento contra el cáncer con la medicación Nivulomab.

Fueron tres oncólogos distintos los que sugirieron este tratamiento, pero IAPOS, justificándose en que no había antecedentes científicos comprobados de que esta medicación servía para un paciente en "Etapa 4" de la enfermedad, nos negaba la medicación. "No se puede hacer más nada" fueron las palabras de la junta médica.

Con el amparo judicial ganado (no nos vamos a cansar de agradecer a la Doctora Vizcay Gómez) y el tratamiento en marcha, las mejoras son más que notorias.).

En 2020, tras un año sin tratamiento, los nódulos que mostraban los estudios realizados tenían estos tamaños (tomando las dimensiones de los nódulos más grandes de cada zona): Hígado: 140 x 90 milímetros, Páncreas: 50 x 86 milímetros y tres de los Pulmones: 14, 20 y 8.3 milímetros.

A un año de tratar la enfermedad con Nivulomab los resultados son estos: Hígado:: 37.9 x 27.1 milímetros, Páncreas: el informe no registra nódulos y Pulmones: ninguno supera los 10 milímetros.

Claramente hoy el tratamiento está funcionando. Y lo resalto porque esta enfermedad es así. Es día a día, es prueba y error, es buscarle alternativas de pelea constante.

El Nivolumab es un anticuerpo monoclonal, su acción consiste en ayudar al sistema inmune a retrasar o detener el crecimiento de células de cáncer. Por ello, a un año del tratamiento me pareció importante compartir esto.

Primero: para agradecer nuevamente a los médicos, especialmente a mi oncólogo el Doctor Alejandro Dri. También a la Doctora Vizcay por su dedicación.

Segundo: para que quede sentado como un precedente importante que, el tratamiento del Nivulomab funciona en una "Etapa 4" de la enfermedad, por lo menos en mi caso.

Tercero: y quizás el punto más importante, para decirle a IAPOS y a todas las obras Sociales y Prepagas que aquellos que tenemos una enfermedad, cualquier posibilidad de tratamiento que de una mínima esperanza (más aún si son tres los doctores que opinan lo mismo) merece ser probada. Los afiliados no somos un número, que solo les sirve su aporte, y a la hora de necesitar el servicio, solo reciben trabas que son aún más difíciles de llevar que la mismísima enfermedad.

Hoy, estoy mejorando, y quiero que esto quede asentado para todos los que vienen detrás.-

Lectores: 952

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: