Judiciales y Policiales
Torturas a presos y más…

La megacausa por narcotráfico estaría armada para proteger a funcionarios de alto rango

El ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro y la exjefa de Delitos Complejos, Ana Viglione, estaría bajo un manto de sospecha.

Una investigación periodística sacó a la luz una serie de manejos extraños que apuntaría a proteger a funcionarios de alto rango y desnudó una connivencia entre el Ministerio de Seguridad y Área de Delitos Complejos (Drogas y Trata de Personas) en el armado de una megacausa narco para detener y sacar de circulación a policías de inteligencia y elite

Algunos de los que están arrestados, fueron los que mayores operativos y confiscaciones de cargamentos de drogas resolvieron en los últimos diez años, los que a su vez les valió ciertas condecoraciones y reconocimientos. Mientras tanto, ya se elevó una denuncia por torturas que habría recibido Cristian Mansilla, uno de los que está preso en la Unidad Carcelaria de Coronda.

La investigación en cuestión pone un manto de sospecha sobre el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro; la exjefa de Delitos Complejos, Ana Viglione. Como la causa vincularía a más de una persona ligada al poder, habrían implicado a Edgardo Baigoría, tío de Mansilla, como uno de los responsables en una cadena de narcos.

Al mismo tiempo, el gendarme Damián Sosa también fue sindicado como parte de esa red y están detenidos en la misma unidad. Ambos fueron los que mayores operativos de secuestros de droga realizaron en toda la zona de Santa Fe y habrían sido los artífices del operativo en el que se encontró en el 2012 la camioneta que estaba ploteada como si fuera del Ministerio de Desarrollo Social y fue hallada en la ruta con casi 500 kilos de marihuana.

La denuncia se efectuó ante el director de Delegaciones de la Procuraduría Penitenciaria Nacional, Julio Rodríguez, quien en forma urgente envió a una junta a visitar al detenido. Al apersonarse la PPN se encontró con Mansilla en un estado tal que fue trasladado de urgencia al penal de Piñeiro ya que se confirmaron las torturas y amenazas coactivas que miembros de Los Monos y personal penitenciario le propinaban.

La acusación que vinculó a Baigoría y Sosa entre otros, llegó por parte de dos comandantes de Gendarmería que, aparentemente, estaría implicados en la causa y lo habría hecho para desviar el foco. Los mismos, fueron trasladados desde Santa Fe hacia Buenos Aires y serían quienes suministraban los datos falsos al fiscal que está llevando adelante la investigación.

Las imputaciones comenzaron a caerse con el avance de la causa se está convirtiendo en un escándalo y son varios los que ya hablan de “narcosocialismo” en la provincia. De todos modos, hay dos apelaciones por parte de la defensa que la Justicia Federal rechazó, una fue rebotada en la Cámara de Rosario. Mientras tanto, los dos presuntos implicados sigue encarcelados desde abril.

Lectores: 251