Judiciales y Policiales
El socialismo en jaque

Arman megacausa para detener y torturar a policías de elite y liberar la venta de droga en la provincia

  • La investigación pone el ojo sobre el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro.
    Foto 1 de 3
  • La exjefa de Delitos Complejos, Ana Viglione.
    Foto 2 de 3
  • Cristian Masilla, bailarín.
    Foto 3 de 3

En las últimas horas una investigación periodística dio a conocer detalles de la connivencia entre el Ministerio de Seguridad y Área de Delitos Complejos (Drogas y Trata de Personas) en el armado de una megacausa  narco para detener y sacar de circulación a los policías de inteligencia y elite que mayores operativos y confiscaciones de cargamentos de drogas resolvieron en los últimos diez años.

La investigación pone el ojo sobre el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro; la exjefa de Delitos Complejos, Ana Viglione; y varios jefes de Gendarmería y Comisarios de las Policías Departamentales de Santa Fe; e informó inclusive sobre mecanismos de tortura a uno de los detenidos llamado Cristian Mansilla en un buzón de la Unidad Carcelaria de Coronda.

La denuncia se efectuó ante el director de Delegaciones de la Procuraduría Penitenciaria Nacional, Julio Rodríguez, quien en forma urgente envió a una junta a visitar al detenido. Al apersonarse la PPN se encontró con Mansilla en un estado tal que fue trasladado de urgencia al penal de Pineiro ya que se confirmaron las torturas y amenazas coactivas que miembros de Los Monos y personal penitenciario le propinaban.

Mansilla es un multipremiado bailarín consagrado de Santa Fe al que en el ámbito artístico local lo mencionan como el sucesor de “El Chúcaro”. Sin pruebas que lo vinculen a ningún ilícito fue detenido como asimilado por ser familiar del agente de inteligencia más condecorado de la  fuerza policial santafecina Edgardo Baigoría. Tanto Mansilla como su tío no fueron enjuiciados ni tienen condena. 

Según trascendidos de la investigación, Baigoría fue el responsable de los operativos de decomiso más grande de Santa Fe capital (400 Kg, 2000 Kg, 3000 Kg, etc.) y fue quien descubrió y denunció el ingreso de 1.500 Kg de “ALITA” (cocaína de más alta pureza) a la ciudad.

En la actualidad, con Baigoría detenido desde hace tiempo, ya no se confiscan cargamentos ni siquiera de 40 o 50Kg por lo que no solo se entiende que la “zona liberada para el ingreso de alita” quedó en manos de nuevos carteles narco sino que la causa se armó con ese fin y que los narcos como represalia pagaron a las autoridades para “sacar de la cancha” al mejor investigador de drogas.

La oposición política enterada de la grave situación exigió al gobierno socialista de turno que de las explicaciones pertinentes y pidieron que la investigación sea supervisada por la Corte Suprema de Justicia.

El escándalo narco en Santa Fe recién comienza y tanto el gobernador como los ministros de Seguridad y Justiciaya fueron apercibidos.

Lectores: 683