Judiciales y Policiales
Tras cuatro años de investigación

Detuvieron a cinco integrantes del clan Abregú, una familia narco que operaba en Rosario

La familia acopiaba, distribuía y comercializaba cocaína y marihuana en la provincia.

Después de exhaustivas investigaciones, el Ministerio de Seguridad de la Nación desarticuló al clan narcofamiliar Abregú, liderado por “Dulce”, quien junto a sus hermanos, padres, su actual pareja, su yerno, suegra y cuñado montaban cocinas de droga en la ciudad de Rosario desde las cuales acopiaban, distribuían y comercializaban cocaína y marihuana en la provincia santafecina.

La Policía de Seguridad Aeroportuaria, junto con el apoyo de la Gendarmería Nacional, desplegó 17 allanamientos ordenados por el Juzgado Federal N° 4 de Rosario, a cargo del doctor Marcelo Bailaque, junto con la Fiscalía Federal N° 2 de Claudio Kishimoto. Asimismo, la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) coordinada por Diego Iglesias, prestó colaboración durante la investigación.

En el mes de abril de 2014, el personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, fuerza que lidera Alejandro Itzcovich, inició una serie de tareas de inteligencia criminal para corroborar el dato de un informante que aseguraba que ciertos domicilios de la ciudad santafecina serían las bases de operación de una importante organización narco.

Es así que se desarrollaron numerosas vigilancias tanto activas como fijas, se registraron documentos fotográficos, fílmicos y se analizó lo recolectado de las escuchas telefónicas de 25 líneas en el Barrio FONAVI, lo que permitió identificar a Abregú, conocido como “Dulce” o “Narigón”, como líder de una extensa banda criminal y sus otros integrantes, compuesta en su mayoría por sus familiares directos.

En segunda línea, los cinco hermanos de “Dulce”, uno de ellos apodado “Mafia” -quien actualmente está detenido en la Unidad Carcelaria de Piñero. Éstos se encargaban del almacenamiento y la comercialización del estupefaciente. Al igual que su padre y su madre, quienes fueron detenidos luego de se encontrara una cocina de droga en su domicilio.

Abregú le confiaba la comercialización a familiares directos o conocidos y amigos de la familia. Su pareja participaba de alguna u otra manera en la organización, al igual que su ex cuñado y su yerno. A la fila de vendedores se le suman un hombre conocido como “Secuestro”, quien también fue detenido, junto a su pareja apodada “Pocha” y otros dos hombres.

Siguiendo con el árbol genealógico del narco, su suegra acopiaba el dinero recaudado y parte de la sustancia a distribuir. Además, “Dulce” tenía un testaferro para no quedar expuesto y saber dónde vender y conseguía información directa de un oficial de la Policía de la provincia de Santa Fe, quien oficiaba de informante.

De la pesquisa, también se pudo obtener que “Dulce” le compraba pasta base a “Campitos”, actualmente alojado en el Instituto Correccional Modelo de Coronda de Santa Fe. “Campitos” vendía droga a través de su pareja, una mujer que fue detenida durante los allanamientos.

El Juzgado Federal N° 4 de Rosario, a cargo del doctor Bailaque, analizó toda la información recolectada de las tareas de inteligencia y dispuso el inmediato allanamiento de 15 viviendas de la ciudad y las dos celdas penitenciarias de las unidades mencionadas anteriormente.

Se detuvo a los padres de “Dulce”, a los cuales se les encontró droga fraccionada y una cocina montada para las operaciones; además se incautaron más de 1.400 dosis de cocaína, 125 de marihuana, un frasco pequeño de pasta base, 25 semillas de cannabis sativa, balanzas digitales, elementos de corte, precursores químicos, una prensa, cuatro moldes de hierro (para sellar los panes), 41 teléfonos celulares, notebooks, computadoras, tres autos, una moto y más documentación que será de vital importancia para la causa.

Lectores: 424