Información General
Héroes de la vida cotidiana

El papá del niño que quedó colgado de un balcón en Rosario, conmovido con los vecinos que salvaron a su hijo

  • El niño quedó colgado desde el balcón de un octavo piso. (Captura de video).
    Foto 1 de 2
  • Franco junto a su familia.
    Foto 2 de 2

Este domingo por la tarde, la ciudad de Rosario quedó conmocionada frente a un hecho que pudo terminar en tragedia, y que tuvo un final feliz gracias a la rápida acción de dos vecinos.

Según quedó registrado en una cámara de video, un niño de 8 años quedó colgando del balcón del departamento ubicado en el octavo piso donde viven, en la calle Pellegrini al 1300.

Al darse cuenta de la situación, el vecino del piso de abajo le sostuvo los pies, mientras que el hermano del menor trababa de ayudarlo desde el balcón sin soltarlo, y a la vez llamaba al tío del pequeño, que estaba en el interior de la vivienda sin saber lo que ocurría.

Al ver que a pesar de los esfuerzos no era posible rescatar al niño, otro vecino de un octavo piso lindero –llamado Pablo Grana- atravesó varios balcones hasta llegar a donde estaba el Franco colgado y gracias a su intervención pudieron salvarlo.

La terrible escena quedó registrada en un video que se filmó desde el edificio de enfrente y se publicó en las redes sociales, mediante el cual se escuchan las exclamaciones desesperadas de quienes filmaban.

¿Qué ocurrió?

Sebastián, el papá del pequeño, relató a los medios locales cómo se originó el hecho. "A Franco se lo ve desnudo en el video porque tiene un retraso madurativo y se había hecho un poquito de pis encima y mi cuñado le sacó la ropa para darle una ducha", explicó. Y relató que en ese momento, su cuñado había ido al baño.

Asimismo, aclaró  que "ese balcón que se ve en el video siempre está con las persianas bajas y tiene un cerrojo a una altura como para que Franco no la alcance; pero se ve que por los estímulos que recibe en terapia adquirió la habilidad de hacerlo, nos enteramos ayer".

De modo que el niño esta vez “acercó una silla, corrió el pasador, levantó la persiana y salió a jugar con una pelota de goma, de esas que rebotan mucho, que se le fue a la avenida. Un hombre la agarró y le dijo que se quedara tranquilo, que bajara a buscarla".

Como, debido al retraso madurativo que tiene, Franco interpreta los dichos de manera literal, su papá cree que debe haber pensado: “si puedo subir por esta baranda, puedo bajar también hasta llegar al piso".

Sebastián definió a su vecino de al lado como "un ángel", ya que arriesgó su vida para salvarlo.

Lectores: 916